jueves, 7 de octubre de 2010

Ranchos (Ferrocarril del Sud)



Vista del edificio desde la calle...




Vista del andén y del edificio principal. Puede leerse la inscripción de la Cooperativa FERROSER (una fantochada más de las tantas que abundan).




Distintas vistas laterales de la construcción...




Plataforma para lámpara de kerosene FCS, buzón de correo y placa de condecoración del año 1982...




Mesa de comandos ahora encerrada en una casilla de chapas...




Distintas tomas de los diferentes galpones (hoy intrusados)...





Diferentes tomas de la vivienda del jefe...



Vista hacia Alegre y rieles enterrados...




Vista hacia Villanueva...





Canjeador palo staff con inscripción FCS y firma de fabricante...




Tanque de agua y cartel de advertencia FCS...



Casa del cambista y casilla de vía y obra...



Vagones vivienda y desvío hacia la playa de carga...



Los típicos nomencladores del Sud...



Corredor Constitución- Brandsen-Altamirano-Gral. Belgrano-Las Flores-Azul (Vía Ranchos). El panorama en este paraje es bastánte desolador. Con su servicio levantado desde 1993 durante el menemato, Ranchos de a poco se fue transformando un páramo, refugio de okupas y la herrumbre fue haciendo mella en su insfraesctructura. En 1998, todo el pueblo de Ranchos se ilusinó cuando se formó la cooperativa Ferroser. Una paparruchada de tantas, de la mano de Sergio Rojas, que bajo la promesa de reactivación del corredor a Las Flores, vía Ranchos, Reconstruyó un coche motor Fiat 7131 (Queridas Chanchas), que nunca llegó a correr y que luego de ser abandonado en Córdoba, terminó en los talleres de Perez, con un destino que todos conocemos; ser radiado, desmantelado y luego depredado hasta ser cortado. Una maldad mas de tantas en alusión a un pueblo y al ferrocarril. Con respecto a la estación, observamos que todas las dependencias están usurpadas; casa del jefe, edificio principal, casa del cambista, galpones de carga y hasta los mismos vagones vivienda. En algunos tramos, los rieles han sido tapados por el asfalto, en otros, enterrados y en algunas partes los durmientes han sido robados. Lugareños, nos han relatado que políticos del lugar, colaboraron con el robo de durmientes y demás desmadres, con la intención de que sea una tarea mas que ardua la vuelta del tren, ya que el mismo, "Trae toda la lacra de la ciudad". Eso es lo que muchos quieren hacerle creér a la gente. Existe en Ranchos desde 1999 un museo ferroviario (http://flavam.com/museo_ferroviario_ranchos), levantado en la casa particular del señor Adolfo Giles, quien junto a otras personas, además de preservar el patrimonio y exponerlo para que la gente conozca su rica historia, están en la lucha por la vuelta del tren, recolectando firmas y llevando a cabo otro tipo de tareas.
¿Serán escuchados..?

1 comentario:

Leonardo Luis Giulietti dijo...

Es lamentable el desprecio por nuestro patrimonio ferroviario. Nací en 1948 y crecí viajando en nuestros queridos trenes con las locomotoras de vapor. Viajé con ellos a distintas geografía de nuestro país y tengo el mejor de los recuerdos.Espero que algún día antes de partir de este mundo que algun gobierno responsable reactive este servivio que desde siempre ha unidos todos los pueblos y creado trabajo para muchas familia. Saludos para todos. Leonardo Luis Giulietti de 63 años de edad y jubilado.