martes, 1 de enero de 2013

Balde (Buenos Aires al Pacífico)

Vista del frente del edificio...
Vista hacia Chosmes...
Nomenclador al estilo del BAP Reciclado...
Vista hacia Pescadores...
Sanitarios...
Galpón...
Mesa de comandos, practicámente sepultada...
 Uno de los laterales del edificio...
Herrumbrada señal de cambio...
Segundo nomenclador, vacío...
Primer tanque de agua con su hidrante y sigla BAP en sobrerelieve...
Imagen de la desidia en el poste telegráfico con su indicador del kilómetro...
Cambio con las siglas del Ferrocarril General San Martín y bulón BAP...
Vivienda del cambista...
En esta del playón de cargas, observamos un desvío particular, llamado "Desvío Cía. Introductora", el cual se dirigía a la empresa homónima...
Una aérea del playón...
Restos de un cambio con la sigla del Ferrocarril General San Martín...
Imagen de la misma desidia...
Restos de las señales de brazo en dirección a Chosmes...
La vegetación autóctona del lugar se hizo dueña de estos rieles...
Desvíos hacia la playa de maniobras y cargas...
Restos de una zorra y casilla de vía y obras...
Otra vista lateral del edificio...
Segundo tanque de agua...
Grifo con la sigla del Ferrocarril Gran Oeste Argentino, Antecesor del BAP...
Señal de salida hacia Pescadores...
Tirafondo Con Sigla FA (ferrocarriles Argentinos...)
Comandos de cambios y señales de brazos...
Vagón vivienda de la época del BAP, vítctima del podredumen...
El anterior desvío particular, ya levantado...
Boguíes con la sigla BAP del vagón vivienda...






Corredor Buenos Aires-Rawson-Alberti-Rufino-Laboulaye-Vicuña Mackena-Justo Daract-Empalme Villa Mercedes-San Luis-La Paz-Mendoza-San Juan. Ubicada dentro de la provincia de San Luis, dentro del municipio de Balde, se encuentra este atractivo y preponderante en su época paraje ferroviario. El mismo, supo ser de gran importancia, no solo por los destinos a otras provincias, sino porque también, a unos pocos kilómetros se encuentran las Salinas Del Bebedero, lugar este, donde la empresa salera "Dos Anclas" produce la tan conocida por todos los argentinos sal de mesa y antaño existía un desvío decauville, proveniente de las salinas, donde en vagones chatas, vaporeras alemanas Orestein & Koppel, se encargaban de transportar la sal a este paraje, para luego transferirlas a los trenes del BAP/San Martín y así transportarla hacia Buenos Aires. De más está decir que no hay ni rastros de esto, pero si en nuestra visita a las salinas pudimos ver una vaporerita alemana como recuerdo y monumento. Hoy Balde es víctima de la desidia nacional ferroviaria impuesta en los años 90's, durante el menemato, y el último tren general que circuló por aquí, fue el "Aconcagua", el 11 de Marzo de 1993, volviendo a Buenos Aires el 12 de Marzo del mismo año para no correr nunca más. Desde entonces, como en la mayoría de los corredores argentinos, jamás un tren pulió estos rieles. Debido a la cercanías con las salinas, Balde posée aguas termales, y hoy es una gran atractivo turístico, y es así como sobrevivió este pueblo al olvido. Cabe mencionar, que el camping municipal con su pileta termal (del cual nosotros hicimos uso), se construyó en parte del gigantesco playón de cargas de la estación. Haciendo nuestro ya clásico relevo, encontramos los restos de un desvío particular, denominado "desvío Compañía Introductora". El mismo se dirigía a la empresa homónima ya desaparecida. Hemos encontrado herrumbrados vestigios de la era dorada, como, tirafondos, bulones, y cambios con las siglas del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, FA (Ferrocarriles Argentinos), Ferrocarril General San martín, y hasta un grifo de agua en uno de los tanques con la inscripción en sobre relieve del Ferrocarril Gran Oeste Argentino; empresa esta, luego absorvida por el BAP. El edificio data de alrededor de 1910 y pertenece a las construciones austeras del Buenos Aires al Pacífico. El mismo se encuentra "Entero" y ocupado por una familia. De todos modos, el acceso es libre y no reestringido como nos pasó en Chosmes. La desidia está aquí mas presente que nunca; mesa de comandos casi sepultadas, señales de cambios amputadas, levantamiento absoluto de rieles y el no cuidado de reliquias rodantes, como el vagón vivienda que en las imagenes se aprecia, dejado "A la buena de dios..."
Este corredor, jamás volverá a tener un tren, específicamente la vía a San Luis, ya que a unos pocos kilómetros, de Pescadores en adelante, hemos visto como se levantan rieles, dejados a la vera del camino vecinal y se los reemplaza por asfalto, en dirección a San Luis Capital. El pueblo de Balde, ha sabido sobrevivir, gracias a sus atributos naturales, mas no su ferrocarril, el cual, no volverá nunca más.
No queda mas que viento...

2 comentarios:

Todotren dijo...

Lamentable, Luciano

Francisco Veniard dijo...

Hola, podría pedirte permiso para usar un trozo de una de tus fotos en un sitio de trenes que estoy haciendo?
Podés responderme a franveniard@gmail.com
Gracias!